La expropiación petrolera y la rifa del avión

Mauricio Juárez.-

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el director de la Lotería, Ernesto Prieto Ortega, tuvieron la osadía de comparar la no rifa del avión presidencial con la expropiación petrolera, previo al inicio del sorteo del martes.

Después de que el presidente Lázaro Cárdenas declarara la nacionalización de la industria petrolera, y advertir que la deuda adquirida sobrepasaba las posibilidades de pago del gobierno, la gente donó lo que pudo: dinero en efectivo, joyas, gallinas.

Este gobierno piensa que esta vez fue igual, pero no es así. Primero: no se vendieron la totalidad de los 6 millones de boletos emitidos; segundo, obligaron a empresarios (parte de la mafia del poder), a través de amenazas, a comprar tres millones de cachitos.

Tercero, se repartieron un millón de cachitos a hospitales Covid; cuarto, exigieron a empresas mineras y a burócratas a comprar boletos para el sorteo. Ni así se logró vender la totalidad de ellos.

Incluso, Mario Delgado, coordinador de los diputados morenistas promovió la instalación de un módulo de la Lotería Nacional en San Lázaro. Ricardo Monreal, su par en el Senado, no se atrevió a hacer semejante barbaridad.

¿En verdad la secretaria de Gobernación cree que eso se asemeja a las aportaciones que se hicieron voluntariamente después de la nacionalización de la industria petrolera?

La mayoría de los mexicanos no tienen 500 pesos para destinarlos a comprar un cachito de lotería. Millones se quedaron sin empleo por la pandemia, pero sobre todo por las malas decisiones económicas dictadas desde Palacio Nacional.

El presidente Lázaro Cárdenas

Olga Sánchez Cordero tiene una carrera judicial impecable. Sin embargo, el gobierno no se la ha dado. Primero le quitaron las funciones sustanciales a la Secretaría de Gobernación.

Y ahora suelta un discurso absurdo. Compara dos situaciones distintas. La expropiación petrolera tuvo como propósito terminar con el abuso de las compañías petroleras extranjeras.

La rifa del avión presidencial es solo un espectáculo mediático con tintes electoreros.

Sánchez Cordero debería evaluar la conveniencia de permanecer en la Secretaría de Gobernación. Su bien ganada imagen, forjada por su labor en el Poder Judicial, pudiera verse seriamente afectada en un gobierno que no tiene como prioridad el estado de Derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: