Crisis política

Mauricio Juárez.-

Los problemas sociales en México se incrementan todos los días por la falta de un gobierno incluyente. El presidente López Obrador gobierna únicamente para sus seguidores sin reparar que en el país hay más ciudadanos que, aunque no comulguen con sus ideales, tienen el derecho a ser visibles.

Falso que haya combate a la pobreza, cuando esta se incrementó por la falta de políticas públicas que permitieran, en tiempos de pandemia, conservar los empleos de millones de personas.

López Obrador, en medio de una grave crisis sanitaria y económica, prefirió que las empresas quebraran a implementar políticas públicas que las protegiera. Son estas las que crean empleo y no los programas sociales clientelares.

Aunado a eso, ahora hay una crisis política por su obstinación de imponer a Rosario Piedra Ibarra en la CNDH. Los feminicidios en México no disminuyen y eso genera conflicto con grupos feministas.

Para el presidente la violencia de género, la desaparición de mujeres y los feminicidios no son prioridad. No son temas de sus conferencias matutinas, porque prefiere continuar en su papel de candidato que de gobernante.

A eso se suma el conflicto por el agua en Chihuahua. López Obrador señala a opositores como responsables de ese problema. No asume que sus subordinados, soberbios de poder, no hacen política para evitar que la sangre llegue al río.

Por el momento, dejó a un lado la declaración de Emilio Lozoya ante la FGR, la cual le permitió recuperarse en las encuestas. Pero no lo hizo por convicción ni por dejar que el ministerio público haga su trabajo con libertad.

Presidente López Obrador

Con los videos de su hermano Pío López Obrador recibiendo dinero de David León Romero, entonces operador político del gobernador de Chiapas y hoy senador del Partido Verde, Manuel Velasco, se le resquebrajó su discurso anticorrupción.

Ataca todos los días a medios de comunicación que no le aplauden: Nexos, Letras Libres y Reforma, al que llamó “pasquín inmundo”. El presidente es intolerante a la crítica. Le incomoda y por eso utiliza el poder presidencial para embestir contra ellos.

Al presidente los problemas se le están saliendo de las manos. Pero está claro que nunca va a aceptar que se equivoca, aunque lleve al país al “despeñadero”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: