Los tatuajes de Danna Miriam

Mauricio Juárez


Estigmatizar a las personas por su apariencia física continúa siendo un grave problema en nuestro país. El fiscal general de Baja California, Guillermo Ruiz Hernández, justificó el asesinato de Danna Miriam, de 16 años: “pues la niña también traía tatuajes en todos lados”.

Inaceptable. ¿De dónde saca este personaje que tatuarse es motivo para ser asesinada(o)? El problema es de otra naturaleza: homicidio por razón de género, delito que no ha sido atendido ni por los gobiernos federal ni por los estatales.

Todos los días en nuestro país hay 10.5 de homicidios de mujeres, pero es un tema que parece no importarle a los gobernantes.

Ruiz Hernández continúa en su puesto. Ni renuncia ni lo renuncian. Tampoco escuchamos a las mujeres de izquierda condenando esa declaración, que demuestra una faceta más del machismo gubernamental.

El pasado 8 de marzo, decenas de miles de mujeres marcharon para protestar por la violencia en su contra. Con diferentes consignas salieron a las calles. La respuesta del gobierno federal fue más que tímida, indiferente.

Andrés Manuel López Obrador dijo: “estamos trabajamos todos los días para garantizar la paz, la tranquilidad, para que no haya violencia. Estamos atendiendo el problema de los feminicidios”.

Y luego se sacó de la manga un decálogo que en nada ayuda a evitar los feminicidios, y que rápidamente pasó al olvido.

Es alarmante que se tome tan a la ligera la muerte violenta de mujeres. Es reprobable que se justifique el asesinato de una niña porque “tenía tatuajes”.

Photo by Dominika Roseclay on Pexels.com

Parece que los gobiernos pretenden soslayar este problema. No escuchar para intentar callar, por cansancio, a las mujeres que exigen seguridad.

Durante la pandemia, el número de llamadas al 911 por violencia de género se incrementaron en un 45.8 por ciento, de acuerdo con la Secretaría de Gobernación. López Obrador nuevamente se mostró indiferente o ignorante: “durante la pandemia no hubo violencia contra las mujeres”.

No se debe ni se puede normalizar la violencia contra las mujeres. Todo lo contrario, se debe prevenir y castigar.

Estamos ante un escenario que debe atenderse con urgencia y eficiencia. Los tatuajes de Danna Miriam no son el motivo de su muerte, son la indiferencia y la ignorancia de las autoridades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: