La semana máxima de la corrupción

Dante Pinal*

Los videos del caso Lozoya presentados la semana pasada y las declaraciones del ex director de PEMEX, como testigo protegido ante la Fiscalía General de la República (FGR), sacudieron a políticos del PRI y PAN y a expresidentes de México.

Sin embargo, todo se da a conocer a través de filtraciones, aunque el gobierno asegura desconocer el origen de las mismas, para varios sectores de la sociedad, la entrega de videos y documentos provino desde las propias instancias judiciales.

La utilización de estos videos se da en la semana más negra en el historial de corrupción en el país. Las grabaciones presentadas por el caso Lozoya, parecían ser el máximo triunfo del presidente López Obrador en su lucha por combatir la corrupción, cayera quien cayera.

Todo salió como lo planeó, la indignación generalizada de la opinión pública llegó a su clímax, especialmente por las declaraciones que el propio Lozoya hizo sobre la supuesta entrega de importantes cantidades de dinero, extorsión y sobornos para financiar la campaña presidencial del PRI y corromper a legisladores con el fin de aprobar la reforma energética.

El presidente se veía feliz, asestaba un gran golpe a enemigos y opositores. Fueron dos días de deslindes de exsecretarios de estado, gobernadores y legisladores señalados en la lista de 17 políticos denunciada por Lozoya.

Inesperadamente el gusto le duró poco. A los dos días, el sitio Latinus, como resultado de una investigación periodística, presentó dos grabaciones del 2015, donde aparecen Pío López Obrador y David León, ex asesor de Comunicación del entonces gobernador del Chiapas, Manuel Velasco y ex funcionario del actual gobierno, entregando sobres con cantidades que van de los 400 mil al millón de pesos.

En los videos, David León, autor de las grabaciones, reiteraba a Pío López Obrador, tener instrucciones para continuar con diversas entregas. El asunto es saber si esos recursos provinieron de las arcas del gobierno de Chiapas, uno de los estados más pobres del país y con múltiples problemas de alta marginación y pobreza. Todas estos videos y grabaciones “filtrados”, lo único que generan es rechazo y malestar de la sociedad mexicana hacia la clase política. La desconfianza hacia los gobernantes crece cada vez más. Los video escándalos se van a convertir en el pan nuestro de cada día.

*Comunicólogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: