El efímero matrimonio de la hija de Satán

Santino Cortés

De donde vengo, se habla mucho de cierto matrimonio. Este matrimonio constantemente se renueva, o al menos allá, en el valle. Cada vez que el cielo lo celebra, no puedo evitar recordarlo, es como si las campanas de capilla inexistente se empeñaran en ser escuchadas. Desde que puedo recordar, intento averiguar la manera en que pueda presenciar tan magnífico evento, siempre me lo había perdido, hasta hoy. Me senté en la azotea, melodías sobre gatos y corderos me acompañaban, fue ahí cuando lo presencié; el cielo se tornó gris y comenzó a llorar, por detrás del llanto se asomó el astro madre, se dieron un beso a medias y bailaron al ritmo de un bolero, muy, muy viejo. Si mal no recuerdo decía algo así:

“¿Dónde estás, ahora?, kuñataí
Que tu suave canto no llega a mí 
¿Dónde estás ahora? 
Mi ser te añora con frenesí
Todo te recuerda, mi dulce amor.”

Entre chispazos, ventoleras y demás visiones, el bolero se perdió y los vi marcharse entre la bruma. Ojalá algún día pueda volver a ver como se renueva el matrimonio y el cielo les otorga su canto.

Photo by eberhard grossgasteiger on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: