Un cometa llamado PRI

Dante Pinal*

Desde su estrepitosa derrota en las elecciones del 2018, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha tenido una caída vertiginosa en el ánimo del electorado e incluso entre sus propios militantes y seguidores.

De ser la primera fuerza política en 2012, donde ganó junto a sus aliados del PVEM, la Presidencia de la República y casi la mayoría en la Cámara de Diputados y Senadores, actualmente es la tercera fuerza en el ámbito legislativo.

Los constantes escándalos derivados de la corrupción, las malas decisiones cupulares de llevar a personajes sin arraigo partidista y con pésima imagen para dirigir a los priistas como es el caso de Enrique Ochoa Reza, dio como resultado la desbandada de militantes y dirigentes que se pasaron a otras fuerzas políticas, quienes desde 2017 vieron al PRI desdibujado, incapaz de comunicarse con una población electoral cada día más alejada de los principios que representaba el Revolucionario Institucional.

Actualmente el PRI, es un partido cometa, que aparece esporádicamente. Ya no es esa fuerza política que supo subsistir cuando fueron oposición 12 años, cuando el PAN, con Vicente Fox les ganara la presidencia de la República en el año 2000.

Debate de candidatos a la presidencia del PRI en 2019

Desde el 2012, cuando ganaron la presidencia, la cúpula priista embriagada de recuperar el poder, olvidó por completo a sus militantes, a sus bases sociales, a aquellos seguidores comprometidos que a cambio de nada, se dedicaban a entregar panfletos y propaganda de sus candidatos.

Ahora nos encontramos con un partido y dirigencia rezagados. Callados, escondidos, incapaces de ser una opción política diferente. No es justo que la militancia que le queda, sus pocos o muchos seguidores con los que cuenta actualmente, estén esperanzados en que Alejandro Moreno se convierta en su real presidente de partido. Que los conduzca a detener la desbandada de priistas que día a día se presenta.

Los priistas esperan de su dirigencia líneas de acción política contundentes y  de comunicación efectiva, para regresar a ese partido que también sabe ser oposición. Si continúan callados, agazapados, corren el peligro de caer hasta el cuarto o quinto lugar de preferencias, como en varios Estados se ha reflejado.

Su militancia está molesta, dolida de los grandes errores de la administración pasada. El PRI no se puede dar el lujo de perder a quienes han sido sus más fieles seguidores, de lo contrario, en este sexenio, veremos la muerte y sepultura del Revolucionario Institucional.

*Comunicólogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: