¿ Y si el Sputnik V se contagia de Covid-19?

Julián Andrade

La carrera por lograr una vacuna contra el Covi-19 es intensa. Treinta de los  laboratorios más importantes trabajan en ello, y las inversiones son de miles de millones de dólares.

Sin embargo, es un proceso en el que no se puede improvisar y en el que cada una de las fases establecidas se tiene que validar. La periodista Megan Molteni, de la revista Wired, ha escrito el protocolo de validación es una especie de cuello de botella, pero necesario.

Una vez que se cuenta con un producto prometedor, se requiere de toda una serie de estudios rigurosa y que toman tiempo. Un dato, la vacuna que se obtuvo con mayor velocidad en la historia es la de las paperas y los científicos demoraron cuatro años hasta que estuvo todo listo.

La que se empezó su aplicación contra el Ébola, en África, demoró 13 años en estar  en su punto adecuado, desde los primeros resultados en 2003 y hasta su utilización en 2016.  

Photo by Chokniti Khongchum on Pexels.com

Con el Covid-19 las cosas pueden ser similares, aunque el incentivo para obtener una cura es alto y quien lo logre obtendrá beneficios. Los contagios ya alcanzaron en el planeta a 20 millones de personas y de ellas fallecieron 700 mil, hasta ahora.

Los daños, a nivel de salud y económicos,  son de tal magnitud, que  podemos tener la certeza de que se está trabajando muy duro para obtener resultados, aunque es probable que no contemos con un producto confiable sino hasta el próximo verano.

Por eso inquieta lo que está ocurriendo en Rusia. Vladimir Putin anunció que cuentan con una vacuna y le puso el nombre de Sputnik V. El medicamento, al decir de los expertos, no ha cumplido con todas fases que se requieren para garantizar su eficacia y seguridad.

Como coartada, el mandatario ruso, reveló que su propia hija fue sujeta de prueba.

Putin es un político de símbolos y utilizó el nombre para recordar que los rusos, en la antigua Unión Soviética, fueron los primeros en mandar a un hombre al espacio. El diario francés  Le Fígaro, en su editorial, recodaba con agudeza, que si bien los soviéticos tuvieron una primera victoria en la conquista del espacio, perdieron la carrera y no lograron que uno de los suyos pusiera un pie en la Luna.

Ahora todo puede ser similar, donde el festivo anuncio de Putin se puede convertir  en el punto de partida de un desastre de consecuencias mayores, si prospera su idea de vacunación masiva antes de contar con todas las evidencias científicas que respalden su decisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: