El gran arte de informar

Dante Pinal*

Resulta paradójico leer y escuchar la dura crítica que hace el presidente de la República a los medios informativos que osan referirse al número de contagiados y muertos por la pandemia del Covid-19.

“Tenemos a toda la zopilotada, a toda la chumbada, buscando tener elementos para cuestionarnos.” así son los términos que ahora López Obrador se dirige a la prensa que califica como  “fifi” y “chayotera”  y sostiene que está  en contra de la transformación que requiere el país.

Cuestiona la falta de solidaridad de esa prensa crítica que solo busca que le vaya mal al actual Gobierno.

Un principio básico de cualquier democracia consiste en que las instituciones deben estar sometidas a examen, a la crítica con parámetros responsables con la realidad.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha expresado que “la libertad de expresión es una piedra angular en la existencia misma de una sociedad democrática. Es indispensable para la formación de la opinión pública y para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, esté suficientemente informada. Es por eso que es posible afirmar que una sociedad que no esta bien informada, no es plenamente libre. La libertad de expresión es por lo tanto no sólo un derecho de los individuos, sino de la sociedad misma”.

Presidente Andrés Manuel López Obrador

Ante las aseveraciones expresadas por el CIDH, nos preguntamos hasta qué momento la verdadera y profesional prensa mexicana, puede diferir de lo que quiere informar el actual gobierno. Bajo qué términos pueden hacer uso del derecho universal de la libertad de expresión.

El manejo informativo sobre el Covid-19, fuera de tener un tono amarillista, nos conmina a los mexicanos a una verdadera  conciencia de la gravedad de este virus mortal. Lo que debemos hacer para evitar el contagio y poder comunicar a nuestros familiares y amigos su gravedad y consecuencias.

El verdadero arte de informar, implica el defender los derechos democráticos de la libertad de expresión pese a quien le pese. Sin importar estar a favor o en contra de las autoridades. La mayoría de los medios mexicanos cuentan con un Código de ética en los que se conmina al periodista a ser honesto y valiente en la recaudación, reportaje e interpretación de la información, verificando sus fuentes y su confiabilidad, evitando manipulaciones y falsear  la realidad.

Entonces, estimado lector, quienes son los verdaderos representantes de la chumbada y la zopilotada? Lo dejo a su imaginación.

*Comunicólogo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: