¿Quién amenaza a Emilio Lozoya?

Julián Andrade

La pandemia del Covid-19 imprime su lógica inclusive a la justicia. La primera audiencia de Emilio Lozoya fue remota. Los periodistas hicieron la cobertura por Whatsapp, en un esfuerzo del Consejo de la Judicatura por no dejar a oscuras semejante acontecimiento. Por video conferencia, el ex director de Pemex, alegó que es inocente, que lo presionaron, lo intimidaron y lo instrumentalizaron. ¿Quiénes? Aun no lo dice, pero no es tan larga la lista de los que pudieran estar interesados en que no hable o, en que lo haga de una determinada manera.

Desde su llegada a México, pudo reunirse con sus abogados y su padre, Emilio Lozoya Thalmann, en el hangar de la Fiscalía General de la República (FGR). Se comprobó, también, que en España sí sabían que padecía anemia, por lo que se encuentra en un hospital, y se hicieron los estudios respectivos en la Fundación Alarcón, de aquel país.

Photo by Donald Tong on Pexels.com

En la audiencia recordaron que el 28 de noviembre de 2012, tres días antes de que asumiera el cargo de presidente de la República, Enrique Peña Nieto,  Altos Hornos de México se hizo un depósito de 3 millones de dólares a una cuenta en la que la beneficiaria era la hermana de Lozoya y que sirvieron para la compra de una casa. El listado de cargos continúo en ese tenor y al menos en teoría parece bastante comprometedor, porque el asunto aterrizó en la compra de una planta industrial, al propio dueño de la acerera, Alonso Ancira,  que según los  expertos y peritos era charra.

Durante el periodo de transición, como representante de asuntos internacionales de la campaña de Enrique Peña Nieto, Lozoya. de acuerdo a los alegatos de la FGR, recibió el primer pago de 500 mil dólares y al que luego se le sumaron otros depósitos para llegar a la cifra de 35 millones de pesos.

Los pagos fueron muchos más, e inclusive algunos se realizaron desde bancos en Suiza por lo que la Unidad de Inteligencia Financiera considera que son recursos ilícitos.

La defensa de Lozoya dice que probará que su cliente era un instrumento, una pieza de toda una maquinaria de poder. El ex titular de Pemex se presenta como una suerte de víctima de un mecanismo que lo superó y lo hizo actuar como actuó. Por eso se adhirió al criterio de oportunidad y decidió colaborar con la FGR.

Lozoya fue vinculado a proceso, por la utilización de recursos de procedencia ilícita pero no pisará la cárcel, la fiscalía no solicitó esa medida, aunque estará sujeto a vigilancia y tendrá que usar un brazalete para que no se sustraiga de la acción de la justicia.

No sabemos qué fue lo que acordó, pero es factible que de las causas penales que ahora están en litigio, surjan otras que den luz sobre otros procedimientos para delinquir. Pero puede ser también que la colaboración responda a la necesidad de fortalecer una narrativa sobre el pasado corrupto y más para la arena mediática que para los tribunales. Lo sabremos pronto.

El miércoles se conocerá el centro de las imputación por Odebrecht, en las que hay todo una entretelón político debido a los modos y estrategias de esa compañía brasileña, la que terminó enlodando a no pocos presidentes de América Latina y que uno de ellos, Alán García, optó por el suicidio ante el dilema que le podía significar ser juzgado en Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: