La doble cara de Cofepris

Dante Pinal.-

Muy al estilo de la 4T el titular de COFEPRIS, Álvaro Svarch informó ante el presidente, que el organismo dedicado a vigilar la regulación de productos alimenticios y farmacéuticos ya erradicó la corrupción.

Muy ufano, el funcionario informó que la COFEPRIS se encuentra en una ruta de digitalización y simplificación administrativa con procedimientos innovadores en donde “se trace la ruta de la honestidad y transparencia, con estricta vigilancia y apego normativo en materia de salud”.

Con estas medidas, dice Svarch, el organismo ha podido aprobar nuevos tratamientos oncológicos, cientos de pruebas del Covid-19, así como la autorización de miles de permisos de importación de diferentes productos para el consumo humano.

Sin embargo, un importante sector de la industria farmacéutica mexicana “tiene otros datos”.

Actualmente la COFEPRIS se ha dedicado a suspender diversos laboratorios  mexicanos so pretexto de tener fallas en la calidad de sus productos.

En los últimos meses los verificadores de la COFEPRIS, con un estilo similar a los antiguos inquisidores y con criterios distorsionados, suspenden actividades sin aclarar razones lógicas, entregan cuestionarios que en diversas ocasiones se quedan archivados en el cajón de los olvidados, dejando en indefensión y con sendos sellos de suspensión de actividades que llegan a durar de 6 a 8 meses y en otros casos más de un año.

Curiosamente las plantas farmacéuticas suspendidas son aquellas empresas que distribuyen de fármacos a los hospitales del sector salud.

Esta situación se presentó desde la llegada de la 4T al poder y se acentúo durante la pandemia del coronavirus, tiempo en el que el propio jefe del ejecutivo los culpaba de ser parte de una extensa mafia organizada desde los gobiernos neoliberales.

Ante el cierre de actividades, dicen los industriales farmacéuticos, permite al gobierno poder exportar a otros países de los medicamentos y vacunas que requiere los hospitales oficiales, sin que haya logrado aún el abasto necesario y suficiente que los enfermos requieren para atender sus problemas de salud.

Entonces ¿dónde quedo erradicada la corrupción si con las prácticas autoritarias de cierre y suspensión de actividades de empresas mexicanas, el gobierno adquiere el monopolio de adquirir los medicamentos en donde se le pegue la gana?

Vaya forma de acabar la corrupción o no lo cree usted así.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: