Los delincuentes de la Plaza de la Constitución

Leonardo Báez Fuente.-

No es novedad que el gobierno de cualquier país lleve a cabo conductas delictivas, sin embargo hoy hemos visto en México es que ahora sí, tenemos delincuentes profesionales y cínicos en los más altos puestos del país.

Para nadie es novedad que MORENA surge como un movimiento barnizado una muy incierta ideología de “izquierda” prohijado por todo tipo de delincuentes que buscaron tener a un gobierno favorable a sus intereses: Despojadores de terrenos, delincuentes de poca monta, contrabandistas, fayuqueros, huachicoleros, “luchadores sociales” formados en las escuelas de extorsión y latrocinio como lo es la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa,  fósiles y porros universitarios, delincuentes electorales, funcionarios criminales como Bartlett  y ahora más evidentemente los barones del narcotráfico.

Todo esto lo vimos los que sufrimos el gobierno de López en la Ciudad de México, en donde gente de la calaña de Imaz (en ese entonces casado con Claudia Sheinbaum), Bejarano, Padierna, Chiguil y demás cáfilas de delincuentes probados se hicieron del control de la capital del país, cubriendo su paso de animal carroñero y rapaz con un manto de opacidad e impunidad.

Era más que evidente que sí un funcionario público violaba las disposiciones emitidas por un juzgador federal en materia de Amparo,  se le destituía y se le enviaba a prisión inconmutable. López se salvó cuando Fox no quiso “hacerlo un mártir”; sin embargo su desafuero y destitución debieron ser fulminantes cuando se pasó por la metafórica mesa de los merengues una orden que lo obligaba a indemnizar sin excusa ni pretexto a los dueños del predio de El Encino, cosa que no sólo no pasó, sino que le heredó el problema a su cómplice Ebrard, mismo que debió dar con sus huesos en prisión no sólo por lo de los desfalcos en la construcción de la línea 12 del metro de la Ciudad de México, sino por su notoria negligencia y complicidad con los narcos de Tláhuac en el linchamiento de los federales de hace más de quince años.

Ahora los idiotas útiles encaramaron en el poder absoluto del país a esa pandilla de notorios delincuentes y eso se nota en su desprecio absoluto de la ley en el ejercicio de sus mandatos, no solo no respetan la legislación elemental, sino también la legislación interior de sus puestos de gobierno y sobre todo, se sienten intocados por el Código Penal.

Hoy al dar a conocer los supuestos salarios que recibe Carlos Loret de Mola, pusieron en evidencia que para ellos las leyes no existen, sólo sus deseos. Cuando se les descubre el delito y los conflictos de interés, reaccionan como lo que son, delincuentes de la peor ralea encaramados en la impunidad de un poder que utilizan con el fin de apoderarse del botín que es el país. Lo malo es que los hemos dejado hacer por nuestra proverbial apatía. El país se hunde cada vez peor en el pantano de la ignominia y no se ven posibilidades de escapar de ello.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: