Las fintas de la sucesión

Julián Andrade.-

El presidente López Obrador finta con el tema de la sucesión. Encarta y descarta aspirantes. En el fondo los prueba, mide cómo reaccionan los mencionados.

Sabe que falta para tomar una decisión definitiva, pero el tiempo en la política suele pasar rápido. Muchas cosas pueden cambiar en 29 meses, si tomamos en cuenta que tendría que haber candidato en enero de 2024.  

Los presidentes mexicanos, por su enorme poder, suelen ocuparse del asunto sucesorio de modo permanente. Antes de la normalización democrática era una de sus facultades centrales, porque quién ellos elegían llegaría al poder con seguridad.

Desde 2000 esto cambió y ningún mandatario ha tenido ni la fuerza ni la destreza para que uno de sus elegidos alcance la presidencia de la República.

Recordemos. El presidente Ernesto Zedillo abrió el juego en el propio PRI, aunque prefería a Francisco Labastida, su secretario de Gobernación. Labastida perdió con Vicente Fox y se inauguró una nueva etapa en la historia, acotando las facultades meta constitucionales del titular del ejecutivo.  

Vicente Fox hizo todo lo posible porque su remplazo fuera Santiago Creel, el encargado de la política interna. Su partido no perdió el poder, pero Felipe Calderón abanderó la candidatura del PAN y ganó la elección.

A Calderón le habría gustado Ernesto Cordero como candidato, pero la elegida por los panistas resulto Josefina Vázquez Mota, quien perdió con Enrique Peña Nieto.

En 2018 todo resultó extraño. Los priistas postularon a José Antonio Meade, quien no estaba afiliado al parido, aunque tenían enormes atributos. El experimento no resultó y los llevó a la tercera posición en la contienda.

En la actualidad, la determinación sobre el abanderado en 2024,  no solo será de López Obrador, estará atada a las corrientes del partido, a sus gobernadores y a los múltiples grupos que conforman una candidatura presidencial con viabilidad.

Para nada hay que descartar que alguno de los liderazgos logre imponerse como una necesidad. Eran todo por mantener el poder y ello significa que cualquier escenario es posible y no solo los que ahora desliza el primer mandatario.

La lista en la que se encuentra Claudia Shienbaum, Marcelo Ebrard, José Ramón de la Fuente, Esteban Moctezuma, Tatiana Clouthier y Rocío Nahle, indica que no hay nada escrito y que variará con el tiempo. Es más, uno de los no incluidos, es el más mencionado: Ricardo Monreal.

Otra variable importante será la propia oposición, sobre todo si el PRI, PAN y PRD se mantienen unidos y postulan candidato. Eso perfilaría una elección cerrada y ahí los perfiles tendrán que ser distintos a los de una contienda con mayor margen de triunfo.

Lo interesante, en todo caso, es que el tema sea promovido por el propio presidente cuando la segunda mitad de su mandato está por iniciar. Acaso intuye que los próximos meses tendrán que ser de recuperación de lo perdido y en particular la Ciudad de México.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: