Entre los ladinos y los sabiondos te veas

Dante Pinal.-

Estamos ante una campaña ideológica emprendida por el primer Tlatoani que habita en el Palacio Nacional, con el propósito de formar una clase media humana y fraterna, que “no se vuelva clasista y no se deje de envolver de lo material”.

Para lograr  su soñada “clase media humanizada”,  en primer lugar, debe cumplir con su objetivo de sacar de la pobreza a millones de mexicanos, situación que será complicada porque en los últimos meses miles de mexicanos pasaron “ de esa maldita clase media” a formar parte del grosor de mexicanos pobres, por la falta de programas de reactivación económica durante la pandemia, el cual originó el cierre de empresas y los altos índices de desempleo nunca vistos en el país.

En segundo, deberá convencer a la actual clase media, que cada día se siente ofendida por todos los adjetivos a la que ha sido sometida por el propio presidente de la República.

Ahora resulta que para AMLO, la clase media esta llena de “ladinos y sabiondos” que sólo buscan el bienestar personal.

Como se comentó en días pasados en este espacio, el propio presidente de la República pertenece a esa clase media a la que ahora detesta y rechaza, ¿para él, también le queda el dicho de “ladino y sabiondo”?

En todos los gobiernos, desde los post revolucionarios, posteriormente priistas y panistas, la clase media nunca se había visto tan golpeada y calificada con adjetivos insultantes, como en este gobierno de la llamada 4ª transformación.

¿Acaso ya se le olvidó al presidente López Obrador, que entre los ladinos y sabiondos también tuvo el voto que lo llevó al triunfo en las elecciones de 2018? Parece ser que sí, el síndrome del olvido ya permea en su “pensamiento liberal”.

Foto de Arantxa Treva en Pexels.com

Lo peor de un gobierno es olvidarse de aquellos que le dieron su confianza y otorgaron su voto, esperando el tan anhelado cambio que le genere bienestar y tranquilidad.

Pero como ninguna persona tiene derecho a ser aspiracional en esta administración, pues seguiremos siendo “ladinos y sabiondos”.

Le agradezco infinitamente a mis padres por el gran esfuerzo que hicieron para ofrecerme educación, sin embargo seguiré siendo el “ladino” que éste gobierno no quiere, pero aunque le duela “lo sabiondo” nadie me lo quita. ¿O no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: