La hora de los empresarios

Julián Andrade.-

Los empresarios están haciendo política. Primero irrumpieron con la iniciativa Va por México, que rindió frutos en la pasada elección y sobre todo propició que el PRI, PAN y PRD pactaran una coalición en más de la mitad de los distritos. Sin  este acuerdo, el panorama sería muy distinto.

El lunes, frente al Teatro de la Ciudad, en Querétaro, el líder de la Coparmex, José Medina Mora, anunció la creación de un observatorio ciudadano para proteger a la Constitución.

Los Guardianes de la Constitución tendrán la tarea de alertar sobre iniciativas y cambios que vulneren la legalidad y la pongan en riesgo.  Es una idea relevante, pero además tendrá funcionalidad porque un amplio grupo de legisladores los van a respaldar. Es decir, cuentan con los lazos y la influencia suficiente, para colaborar en la contención legislativa de propuestas sin sentido y que debiliten las instituciones.

Los grupos empresariales han tendido un papel protagónico en la construcción de nuestra democracia. Lo hicieron acorralados por el gobierno de Luis Echeverría que, entre otras cosas, propició que en los extremos del caparazón ideológico se desataran guerras en su contra y lo hizo el hecho de que veían riesgo a sus empresas y riquezas.

Fueron vanguardia en el norte del país cuando iniciaron las alternancias en alcaldías de importancia, como la de Ciudad Juárez con Francisco Barrio y en gubernaturas como la de Ernesto Ruffo en Baja California.

Es probable que el protagonista central de esta oleada de políticos que provenían del mundo empresarial haya sido Manuel Clouthier, quien tuvo, desde la derecha liberal, un compromiso con la democracia.  

En la actualidad este activismo, si bien puede responder a viejas tradiciones cercanas al panismo, lo trasciende porque el empeño de ahora es para detener cambios al entramado institucional que no son lógicos, nunca han sido explicados y están comprometiendo inclusive el ambiente para los negocios.

Uno de los riesgos más elevados en la actualidad, es el que enfrenta la propia Constitución, sometida a cambios que la vulneran, como el intento de ampliar el mandato del presidente de la Suprema Corte por medio de un artículo transitorio en una ley secundaria.

Pero hay otros temas, que el mismo Medina Mora enumeró como la ley de hidrocarburos y las que afectan a la libre competencia y al Medio Ambiente.

Es la hora de los empresarios, los que tuvieron que rascarse con sus propias uñas durante la pandemia, los que no están convidados a Palacio Nacional, pero generan buena parte del empleo y la riqueza, en circunstancia a veces apremiantes.

Ahora defenderán la Constitución. Bien por ellos, ojalá muchos se sumen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: