El Mencho, las sombras del enemigo

Julián Andrade,.

Hace años, las autoridades solían designar al enemigo público número uno. En general eran asesinos o bandidos. Uno muy famoso fue Alfredo Ríos Galeana, secuestrador y asaltante de bancos. Integró como comandante, el Batallón de Patrullas del Estado de México que tenía la misión de custodiar las sucursales bancarias y utilizaba esta posición para realizar sus robos.

Entró y se fugó de diversas prisiones. En 1986 se escapó de Santa Marta Acatitla y ya no se supo de él hasta el 2005, cuando lo detuvieron, intentando renovar una licencia, en South Gate, California.

Era otro tiempo, porque en la actualidad si se tuviera que designar al enemigo de primer rango, seguramente sería Nemesio Oseguera El Mencho, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Esto es así, porque su grupo criminal es uno de los más peligrosos de la historia reciente, tiene una alta capacidad de fuego y no conoce límites para sus fechorías.

Es más, en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, están convencidos que sus sicarios participaron en el asesinato de Aristóteles Sandoval, ex gobernador de Jalisco y en el atentado en contra del secretario de Seguridad de la capital del país, Omar García Harfuch.

El Mencho, en efecto, es un caso especial. El 1 de mayo de 2015, integrantes del cártel  derribaron, con un lanza granadas,  un helicóptero del Ejército y en el ataque fallecieron ocho soldados y un policía federal. Era, de algún modo, la bienvenida que daba al inicio del operativo Jalisco, ordenado por el propio presidente Enrique Peña Nieto, para atender y controlar la ola de violencia en la región.

Foto de Tima Miroshnichenko en Pexels.com

Aquello resultó el acabose, porque nunca había ocurrido ataque semejante  y debido a que los fallecidos pertenecían a un equipo de élite de las fuerzas armadas.

La respuesta de los militares y de la Policía Federal tampoco tuvo precedente y 20 días después, en un operativo en el que utilizó un helicóptero Black Hawk, 42 presuntos integrantes del CJNG cayeron abatidos en un rancho de Tanhuato, Michoacán.  

La muerte de Sandoval, el 18 de diciembre de 2020,  puede ser un episodio más de la larga crónica de sangre ligada al Mencho y a su determinación de quitar de en medio a cualquiera que sea un obstáculo para sus planes de expansión y control.  

Es el caso del jefe policiaco de la Ciudad de México, atacado con armas de alto poder en las Lomas de Chapultepec,  el 27 de junio de 2020,  porque García Harfuch ha enfrentado a esa organización desde hace años y de modo particular como integrante de la PF.

Ojalá que el reinado de El Mencho esté por terminar, es un objetivo de las agencias de seguridad en EEUU y lo es también para el ejército mexicano, donde no olvidan sus ataques y agravios. Y sí, si hay enemigo público es ese.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: