Divide et impera

Jorge Ortega Ferrán.-

En el transcurso de los últimos años hemos sido testigos de la necesidad que México tiene de un cambio en sus gobernantes. Tres años atrás muchos creyeron que el cambio vendría de, el ahora presidente de la república, López Obrador, tristemente no ha sido así. No solamente siguen existiendo escandalosos casos de corrupción en el país, injusticia social, crimen y violencia. Se han desaparecido instituciones y fideicomisos a diestra y siniestra y aunque en varios casos se ha demostrado que no eran utilizados de manera eficiente, en muchos otros era dinero bien empleado e invertido en cultura, apoyos y servicios necesarios para la población. Su falta de capacidad y poca preparación para una situación de tal magnitud, ha acabado con la vida de miles de mexicanos, con la economía y trabajo de millones. Sin embargo, esto parece continuara por tres años más.

Normalmente en un año de elecciones cabría la posibilidad de hacer un cambio de rumbo, tomar el voto de la población para dar un nuevo giro, pero no parece que esto vaya a ser así. Ex presidentes, ex candidatos y funcionarios añejos han salido a dar la cara para hacer un nuevo intento de conseguir gubernaturas y asientos legislativos el próximo 6 de julio, pero pese a ello, todo apunta a que nuevamente será el partido de Morena quien se quede con la gran mayoría de los votos populares ¿Por qué?

Mientras que el presidente se encarga de dividir al país entre fifís y chairos, la oposición se divide así misma en conservadores, fascistas e inconformes. Personas que buscan retornar lo más pronto posible al régimen de oligarcas y privilegios de antiguas administraciones, otras que buscan construir muros para separar a los más afortunados de los menos y así obtener una mejor vista, y quienes simplemente buscan un cambio. Son estos últimos los que de momento no están representados, los que están hartos de la administración Morenista pero que la simple mención del PRI o PAN genera malestar estomacal e indignación. La falta de representatividad de los sectores menos radicales de la población ha generado un escenario ideal para Morena, cuya administración ha juntado a diversos representantes en mismo proyecto, aunque muchos de ellos ya lo han abandonado.

Pese a que en medios de comunicación se informa a diario y se realizan reportajes de la situación lamentable que se vive en la nación. Se ha demostrado que a la popularidad del presidente y su partido los escándalos, con evidencia, los malos manejos y el aumento en más de 10 millones de pobres, no le afectan. Su número de seguidores, pese a que decrece día a día, les sigue dando una gran ventaja para mantener la mayoría en la cámara de diputados y senadores, haciéndose con el control del poder legislativo.

La estrategia empleada por el mandatario ha resultado efectiva pues no solamente ha logrado dividir a la población, sino que incluso ha logrado dividir a la oposición misma, dejando al “pueblo fifí” sin un representante real a sus intereses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: