La magia de soñar

Ana Andrade.-

Cuando somos pequeños, tenemos la capacidad de poder soñar tan grande que el universo no es suficiente espacio para poder contener nuestra grandiosa imaginación. Podíamos hacer esas cosas porque creíamos, con todo nuestro corazón en lo imposible. Un ejemplo de esto es Santa, un señor gordo de rojo que en una noche le daba la vuelta al mundo dejando regalos, todo era más fácil cuando éramos niños.

Y no es que crezcamos y dejemos mágicamente de tener la capacidad de imaginar. Es más bien que dejamos de creer, creer en la magia, pero también en que el mundo puede ser un lugar mejor, creer en los seres humanos, y a veces en nosotros mismos. No digo que necesitamos creer en Santa para ser felices o algo por el estilo, como dice Paulo Freire: “Se trata en suma de recuperar la palabra [… ] Recuperar la voz, en el sentido más amplio de su expresión, para poder decir, para poder creer, para poder soñar. Sabemos que ello es posible y que no es tarea fácil, pero como dice el Subcomandante Marcos allá en las montañas mexicanas: “el gran poder Mundial no ha encontrado aún la forma para destruir los sueños. Mientras no la encuentre seguiremos soñando.  Es decir, seguiremos triunfando.”

3 comentarios sobre “La magia de soñar

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: