La división por los apodos

Dante Pinal*

En una plática con mi sobrino Emanuel, comunicador visual, me compartió una reflexión: Tío, ¿sabes cómo se ha dividido la sociedad mexicana en los dos últimos años? Gracias a los apodos y sobrenombres  que el presidente López Obrador da a quienes señala  que están en contra de él.

La utilización de apodos como “fifís”, “chayoteros” y últimamente “zopilotada” y “chumbada”, es un común denominador utilizado por el presidente, legisladores, servidores y seguidores, para diferenciar a opositores y contrincante  de la 4T.  

Dentro de la cultura mexicana el sobrenombre equivale como si fuera un segundo bautizo. Frecuentemente utilizados para señalar virtudes, noblezas o defectos de hombres y mujeres, en escuelas, grupos de amigos, barrios, colonias ricas, medianas o pobres; o en la televisión para los deportistas o artistas. Se utiliza con ironía hacia una persona, la que será marcada por una nueva identidad.

Al continuar con su reflexión, mi sobrino me señala que en años anteriores, la división era en pensamientos y afiliaciones políticas, entre izquierdistas, derechistas y gobiernistas. Y al final solo representaba un debate de opiniones y un respeto a los pensamientos ideológicos de cada persona.

En respuesta a esos sobrenombres, la oposición, o los grupos políticos que no comulgan con los ideales de la 4T, bautizó a los seguidores de López Obrador, como “chairos”, término despectivo que inicialmente se utilizo hace años para referirse a los activistas de izquierda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador

Actualmente los beneficiarios de tan aberrante segregación de la sociedad mexicana es la propia clase gobernante y los partidos políticos. En redes sociales los términos de “fifís y chairos” son recurrentemente utilizados para diferenciarse  entre los buenos y malos.

Más que reírnos por tales términos, me dice Emanuel, los mexicanos hacemos el “caldo gordo” a la terminología despectiva que el presidente utiliza para de algún modo diferencias y señalar a aquellos que no comulgan con sus ideales.

Ante los problemas que vive el país por una pandemia del Covid-19 que no cede, la economía detenida, las apremiante necesidad de los mexicanos por un empleo digno, no le conviene a López Obrador, ni al país, continuar con la actitud de promover la división.  

Debe cambiar su estrategia y llamar a la reconciliación y gobernar para todos. Respetando, en todo momento, las diferencias de opinión y las críticas a su forma de gobernar. La polarización de nada funciona a los mexicanos.

*Comunicólogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: