Calderón, el verdadero objetivo de AMLO

Mauricio Juárez*

La Fiscalía General de la República y el presidente Andrés Manuel López Obrador están generando grandes expectativas del caso Lozoya. Lo hicieron desde que el exdirector de Pemex aceptó ser extraditado, a través de filtraciones a medios de comunicación.

Sin embargo, deben ser más cautelosos. En estos momentos, muchos mexicanos quieren ver tras las rejas a Enrique Peña Nieto y a Luis Videgaray, pero sobre todo a Felipe Calderón, imputado en el caso de Etileno XXI. El ex panista es el verdadero objetivo de López Obrador.

Pero lo primero que tiene que haber es una investigación seria y profesional, sin tintes ni revanchismos políticos para determinar si a las personas que está implicando en sus declaraciones están involucradas en hechos de corrupción.

Crear expectativas, como lo vienen haciendo hasta hoy, es prácticamente juzgar y sentenciar, al menos públicamente, a los presuntos responsables de ordenar y pagar sobornos, y a quienes supuestamente los recibieron.

El gobierno, y esto es López Obrador, porque él es el gobierno, sabe que este lance es de ganar-ganar, porque el solo mencionar a dos expresidentes como presuntos personajes involucrados en actos de corrupción, le redituará política y electoralmente.

El expresidente Felipe Calderón

¿Qué va a pasar si resulta que son inocentes? Precisamente por eso alargarán el proceso más allá de junio de 2021, pues el tema que los mueve no es meterlos a la cárcel, es exhibirlos declarando ante un juez, a fin de ganar en la arena pública y en la electoral.

La mirada del gobierno está en las elecciones del próximo año y mantener la mayoría en la Cámara de Diputados.

Lozoya utiliza a la Fiscalía y al gobierno para que él y su familia evadan la cárcel. Pero también es utilizado para implicar a adversarios del presidente, en este caso Felipe Calderón, sin que en su calidad de director de Pemex haya denunciado el caso de Etileno XXI.

La justicia, como siempre sucede en México, está politizada, cuando una de las banderas de campaña del hoy presidente fue, precisamente, que en su gobierno eso no sucedería.

Cambian los partidos políticos en el poder, pero no cambia los usos y costumbres.

*Maestro en periodismo y experto en comunicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: