Cuando los gobiernos usan las redes para descalificar a los periodistas

Hay gobiernos que hacen de las redes sociales verdaderas armas de ataque contra la prensa. Es un fenómeno que se expande en el mundo. Periodistas de Hungría, Brasil, Polonia y México conversaron al respecto, y dieron pistas de una problema en expansión y que debe ser atendido por la propia prensa y con la ayuda de la sociedad.

El periodismo enfrenta desafíos de modelo de negocios y políticos como nunca en su historia, pero estos problemas se complican, aún más, en países con gobiernos de corte populista y que son hostiles a los periodistas. Los gobiernos utilizan las redes sociales sociales como una arma y atacan a la pluralidad, afectando la democracia.

Convocados por el Centro Knigth, que dirige Rosental Alves, y dentro del Simposio Internacional de Periodismo en Línea (ISOJ), conversaron Sergio Dávila de la Folha de S. Paulo, Peter Erdelyi de 444.hu de Hungría, Anna Gielewska de la Fundación de Reporteros en Polonia, Juan E. Pardinas del diario Reforma de México, quienes, moderados por Katheleen Kingsburg  de The New York Times, hicieron un esbozo de un panorama cargado de incertidumbres y riesgos, pero en el que hay caminos esperanzadores que se afianzan por el trabajo cotidiano y la cooperación entre colegas.

En nombre de la mesa ya era de inicio sugerente: All the president’s attacks: Coping with governments that weaponize social media.

Dávila explicó que la Folha de S. Paulo se encuentra bajo el hostigamiento constante del presidente Jair Bolsonaro.

El presidente “ha elevado la frecuencia y los ataques a la prensa”, donde uno de los objetivos es debilitar a los medios independientes.

Para hacerlo, cuenta con “un gabinete del odio” que se encarga de atacar a los periodistas y de esparcir información falsa bajo la coordinación de Carlos Bolsonaro. Los cuentas no mienten: siete ataques por minuto.

Lo que han hecho en la Folha de S. Paulo es lanzar una campaña en defensa de la democracia con tres acciones: 1) Un curso para explicar a las nuevas generaciones qué fue la dictadura en Brasil; 2) se cambió el lema del diario a “un periódico al servicio de la democracia”; 3) apoyo sicológico para los periodistas, como medida de resistencia ante los ataques de trolls auspiciados por el poder.

La clave, en todo caso y desde la óptica del periodismo, es trabajar y actuar sin temor, aclarando que no están es guerra alguna, sino haciendo lo que hay que hacer.

Con ello coincide el editor de 444.hu, Peter Erdelyi, quien considera urgente explicar a la sociedad las funciones, normas  y principios de la prensa independiente, para contrarrestar la desinformación que se propaga desde el poder.

Para nada es sencillo, “porque en Hungría no hay blanco pequeño”, cuando se responde a quienes critican al gobierno. Hay, en los hechos, una estrategia sistemática para destruir el periodismo independiente.

“No podemos controlar al gobierno y los trolls que lanza, pero si uno se prepara eficazmente, puede persuadir al público.”

Para Anna Gielewska una de las preocupaciones centrales es la que se desprende de la utilización que se le está dando a los medios públicos.

Recuerda que la propaganda desplegada semeja a la que existía antes de la caída del comunismo y que las presiones a la libertad de prensa no tenían una intensidad tan grande al menos desde los años ochenta en Polonia.

Los políticos, que están en el poder, “se sienten inmunes a los escándalos” y promueven el odio y la polarización.

Juan E. Pardinas, director del diario Reforma, recordó que las amenazas contra el periodismo, en México, vienen de sexenios anteriores, pero que ahora hay un monologo matutino en el que el presidente suele referirse a los medios y no de la mejor forma.

En los últimos 20 meses, Reforma ha sido referencia en 200 ocasiones.  Pardinas señala que al ser devastada la oposición, por la contundencia de su victoria electoral, el presidente López Obrador encontró como único adversario al diario Reforma.

“Nos convertimos en una obsesión y menciona historias publicadas hace 15 o 16 años”. (Julián Andrade)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: