El wikileaks mexicano

A lo largo que los años me he ocupado del espionaje que sufrió mi padre Guillermo Andrade Gressler. La Dirección Federal de Seguridad (DFS) le hizo un seguimiento de varios años. La causa era que defendió a varios de los dirigentes del movimiento estudiantil, de los grupos guerrilleros y luego participó en la elaboración de la Ley de Amnistía. Los archivos y reportes se encuentran en Lecumberri. Hoy es día del abogado y conviene recordar que no siempre es una profesión sencilla. Este es un texto publicado hace ya varios años, pero no pierde vigencia, me parece.

Nuestro Wikileaks está contenido en las miles de fichas de la Dirección Federal de Seguridad que se resguardan en el Archivo General de la Nación.

Pasarán años para ir analizando la información ahí contenida, que se refiere sobre todo a la década de lo setenta, pero desde ahora debemos resignarnos a que una parte de los reportes realizados por la policía política no tienen mucha utilidad si no se les enmarca en su debido contexto.

Muchas de las informaciones son cabos sueltos, imposibles de interpretar si no son cotejados con otras fuentes o si no hay un conocimiento preciso de la historia.

Por ejemplo, el entonces presidente José López Portillo era sujeto de espionaje, algo rupestre, pero espionaje al fin.

Un funcionario de la DFS reportaba en 1978, a Javier García Paniagua, quién entraba y salía de Los Pinos. Nombres y nombres que podían decir mucho o nada.

Cuando solicité el archivo de mi padre Guillermo Andrade Gressler, quien fue sujeto de una vigilancia permanente porque era el abogado de algunos de los dirigentes del movimiento estudiantil de 1968, un expediente le llamó mucho la atención a la persona que me atendió en el AGN.

Era una información que se refería a la agenda del presidente  López Portillo y a sus reuniones  con un grupo de litigantes. Nada se decía de los motivos de los encuentros y al parecer los agentes de la DFS no alcanzaron a dilucidar lo que estaba por ocurrir y podía afectarlos: la presentación del proyecto de una Ley de Amnistía que beneficiaría a muchos de los jóvenes que purgaban sentencias relacionadas con sus actividades guerrilleras.

Detrás de la reja, Luis Gonzalez de Alba. En el escritorio, Guillermo Andrade Gressler, Carlos Fernández del Real y Emilio Krieger. Audiencia en 1968.

Algo similar sucede con los cables diplomáticos del gobierno de Estados Unidos respecto a México, que Julian Assange acaba de colocar el red para que puedan ser consultados.

Uno de ellos es el que se refiere “al rumor” de que el entonces presidente Luis Echeverría quería matar a quien sería su sucesor. Un absurdo, no hay duda, pero con una gran fuerza dramática.  

Por eso hay que verlos con cuidado, porque son análisis realizados a vuelo de pluma en los que se mezclan sentimientos y apreciaciones personales con datos no confirmados.

Acaso por ello tengan el carácter de confidenciales y secretos, porque suelen ser explosivos, y no por las historias que dan a conocer, sino por las caracterizaciones que se hacen de personajes de la vida política mexicana, o de otros países.

Eso es lo realmente duro y lo que puede complicar relaciones diplomáticas, políticas o personales.

Alguna vez Henry  Kissinger señaló que existían dos clases de personas, las que leen los diarios para enterarse de lo que ocurrió y los que escarban en la información para cerciorarse de lo que aún no se ha hecho público. Kissinger, por supuesto, es de los segundos.

De ese material están hechos los cables de Wikileaks o los reportes de la DFS, de ahí la enorme fascinación que generan.

Y contra la infidencia sólo hay dos antídotos: la discreción y el silencio, asuntos más que difíciles para algunos personajes con poder y relevancia.

La Razón 15 de abril de 2013. (Julián Andrade)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: