El CJNG y García Harfuch

El Cártel de Jalisco Nueva Generación acecha a la Ciudad de México. Esa es una de las primeras lecturas del atentado contra el secretario de Seguridad Pública, Omar García Harfuch.

El propio funcionario estableció esa pista, en un mensaje que emitió en redes sociales.

“Esta mañana fuimos cobardemente atacados por el CJNG, dos compañeros y amigos míos perdieron la vida, tengo tres impactos de bala y varias esquirlas. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando”, escribió el jefe policial.

Quizá una de las misiones más importantes de las autoridades sea justamente la de evitar que los cárteles de las drogas se asienten en la capital del país y controlen, así, los mercados ilegales.

Aún no lo han hecho. Ayer mismo el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, estableció una clara diferencia entre los cárteles que actúan en el valle de México y los grupos delincuenciales que operan en la ciudad.  No son lo mismo, por ahora, aunque el ataque el jefe policial más importante obligue a revisar todas las hipótesis.

Pero no es que no tengan actividades, que las tienen, basta recordar el asesinato en Plaza Artz, realizado por el CJNG, o las fugas de reclusorios propiciadas por el cártel de Sinaloa. El tema, lo central, es el control territorial.

García Harfuch es un buen policía y acaso por ello un estorbo para los planes de los grupos criminales de alto perfil. Por eso, también, es tan grave que hayan tratado de matarlo.

Por ello, la gran pregunta no es sobre el trabajo del secretario, sino sobre qué ocurrió en los bajos fondos, qué se movió en el últimos meses, y porqué los criminales decidieron proceder de esa forma.

Quién dio la orden sabía de las consecuencias de un operativo de semejante magnitud. Es decir, no cualquier grupo o líder criminal es capaz de proceder de esa forma, porque sabe que vendrá una etapa, por necesidad, de violencia.

Son los pasos del CJNG y hay que tomar todas las providencias que sean necesarias, con esos sicarios no hay matices y son capaces cualquier atrocidad, como lo muestra su propia historia. (Julián Andrade)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: