Manito, ya me voy

Nav Melech.-

Sentí una vibración en mi celular; lo tomé y la pantalla iluminó mi rostro violentamente. Aparecía un mensaje de Raúl. Me levanté sin hacer ruido; de un closet saqué una maleta y una chamarra. Revisé que todo estuviese en orden y me encaminé a la puerta.

En la esquina del cuarto estaba mi hermano acostado. Cubierto hasta el cuello con su cobija azul; la cual, nunca se desprendía. Dudé en despedirme de él. Me quedé parado, viendo su pequeño cuerpo respirar lentamente. Mis pies querían alejarse, huir sin despedirse; pero mi corazón me ataba a él.

Caminé hacia su cama y me incliné junto a él. La cobija le cubría el borde de la nariz. Sus ojos cerrados; siempre soñando con un mundo de colores y abrazos con las nubes. Acaricié uno de sus cabellos lacios. No quise hacer presión con mi mano sobre su rostro, para no despertarlo. Sabía que era la última vez que iba a verlo. Mi vida iba a cambiar para siempre. Me incliné y besé su frente infantil.

Tomé mis maletas y salí de casa. Raúl estaba en la puerta esperándome. Me recibió con un beso y un abrazo. Rápidamente notó la tristeza en mis ojos; se detuvo a verme detenidamente.

Entré al auto. Mientras Raúl guardaba las cosas en la cajuela, miré hacia la ventana de mi cuarto; esperando ver la silueta de mi hermano levantarse, asomarse a la ventana y despedirse con su hermosa sonrisa característica.

Raúl entró al auto, y me miró una vez más. Preocupado me preguntó sobre mi hermano, y discutimos brevemente. Él insistió en que bajara a despedirme él. Entre lágrimas y palabras accedí. Bajé del auto y me acerqué a la puerta; antes de abrirla noté la silueta de mi hermano asomarse a la ventana.

Lo miré asustado. Él abrió una de las ventanas y le dije: – Manito, ya me voy. Te quiero un chingo; un chingo y para siempre. -. Él me respondió con una lágrima en su mejilla. Acaricié su mano a través de la ventana. Me alejé con un dolor punzante en el pecho. Al subirme al auto, volteé la mirada a él; su pequeña mano se despedía de mí, y de todos esos hermosos años que soñamos juntos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: