Todos somos los fallecidos por Covid-19

Dante Pinal.-

En la mañanera el presidente López Obrador sale en defensa del zar anti covid, Hugo López-Gatell, recrimina la perversidad y desproporción que existe en la denuncias penales presentadas por familiares de dos víctimas del coronavirus, en ella existe mucho odio y es parte de la “politiquería”.

“Son campañas de desprestigio y difamación” y vuelve a atacar a los medios que fueron arropados “bajos los amparos del poder”. Culpar a López-Gatell, es culpar a todo el gabinete y esto es una injusticia, “todos somos Hugo” resaltaría el mandatario.

Para los familiares de más de 450 mil muertos por el coronavirus, la simple frase del propio presidente expresada hoy para defender a su colaborador es una afrenta, ¿dónde está la solidaridad del gobierno por sus deudos? El gobierno no puede hacer a un lado su responsabilidad por su estrategia fallida para contener los avances catastróficos de la pandemia.

A los diversos gobiernos “neoliberales” se les ha responsabilizado por acciones o decisiones mal tomadas en su momento. Recordemos la aparición del ejército Zapatista o el asesinato del entonces candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio con Carlos Salinas. La matanza de Acteal, en el sexenio de Ernesto Zedillo.

Los mineros de Pasta de Conchos con Vicente Fox; los miles de muertos por la guerra fallida contra el narcotráfico en la etapa de Felipe Calderón o los 49 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa en el periodo de Enrique Peña.

En todos estos lamentables sucesos, la izquierda criticó, enjuició a los presidentes. El mismo partido Morena exigió en diversas trincheras, siendo oposición, la falta de claridad por estos hechos.

Una máxima de la administración pública es que la responsabilidad no se delega, se comparte. Claro que la historia juzgará a esta administración por sus irresponsables estrategias y falta de claridad e información para contener los contagios masivos.

Su principal estratega falló en todos sus vaticinios y desdeñó la peligrosidad del virus del siglo. El propio López-Gatell desdeñó desde el inicio el uso del cubrebocas por ser un instrumento de personas egoístas, predecía que no llegaría a mas de 60 mil fallecidos y que de llegar a esta cifra sería una catástrofe.

Luego declaraba y calculaba que prefería la inmunidad de rebaño y que para ello era necesario que entre el 60 y 70 por ciento de la población se infectara para alcanzar la inmunidad.

Que fácil es defender a un colaborador sin reconocer el sufrimiento de millones de personas contagiadas o el dolor de miles de familias que padecieron la presencia de la muerte en sus hogares. Por eso y por miles de explicaciones: TODOS SOMOS LOS FALLECIDOS POR COVID.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: