Ley mordaza al estilo 4T

Dante Pinal.-

Otro golpe más a medios de comunicación se da en el gobierno que encabeza la “transformación, el cambio”, ahora utiliza a la Suprema Corte de Justicia y en una sorprendente resolución solicita a las estaciones de radio y televisión diferenciar entre información noticiosa y opinión.

La CIRT, agrupación integrada por las principales empresas televisivas y radiofónicas, la calificó como un atentado a la libertad de expresión.

En 2016, el Diario Oficial de la Federación publicó los lineamientos que facultaban al Instituto Federal de Telecomunicaciones imponer lineamientos de ética a televisoras y radiodifusoras a efecto normar sus contenidos.

Después de innumerables protestas de los propios medios, de la Sociedad Interamericana de Prensa, la segunda sala de la Suprema Corte la declara anticonstitucional en 2017, eran tiempos de gobiernos neoliberales.

Ahora en un gobierno de izquierda, donde “impera las libertades”, donde “esta prohibido prohibir”, la propia Suprema Corte intimida a los medios de comunicación.

La mayoría de los comunicadores de medios electrónicos editorializan sus notas a título personal, no a nombre de la empresa, ni del noticiero que representan. Quienes somos televidentes o radioescuchas podemos decidir si la opinión del conductor es valida o no.

En las mañaneras, el propio presidente López Obrador, hace comentarios particulares de las propias notas, emite sus opiniones a su estilo, caiga bien o mal, estemos de acuerdo o no. ¿La Suprema Corte también le va a restringir emitir públicamente sus discernimientos?

Incluso hay diputados con posiciones ridículas, como el que planteó establecer penas a comunicadores serios y profesionales, con 5 años de prisión y multas de 86 mil pesos en caso de publicar investigaciones sobre cualquier delito y hacer a un lado la versión oficial.

Entonces, en qué lugar están los amlovers, si aquellos disque comunicadores, dedicados a enaltecer la figura presidencial y atacar a políticos y periodistas. Esas personas que se dicen defensores de la sociedad y reciben prebendas del propio gobierno.

Pero como dijera el celebre cantautor Marco Antonio Solís: “a donde vamos a parar…”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: