El regreso del poderoso

Dante Pinal.-

Como si fuera una película de superhéroes, nuestro país se puede dar el lujo de tener un presidente que es todopoderoso y ha vencido, en menos de tres semanas, el contagio del COVID, un cateterismo cardiaco e irse en la tarde de ayer a jugar beisbol.

El manejo informativo que hacen desde Palacio Nacional del ser superdotado se torna poco creíble. Vayamos por partes, ¿para qué realizar un cateterismo? Ese estudio implica introducir un catéter por las venas, para evaluar la circulación de sangre en personas que presentan presiones anormales en las arterias del corazón, una cardiopatía congénita o la presunta aparición de coágulos en la sangre.

La recuperación completa después de realizarlo, es de una semana ya que se pueden presentar dolores en el pecho, hematomas o inflamación en el sitio donde se acceso el catéter.

Los médicos del mandatario señalaron que estaba fuera de peligro, después de la “revisión de rutina” a la que fue sometido sorpresivamente la tarde del viernes pasado.

El procedimiento de “rutina” ordenado por sus médicos, generó miles de rumores sobre todo cuando su vocero, Jesús Ramírez, informó sobre la internación del presidente sin dar más explicación.

Este tipo de ocultamiento de datos sobre la salud del mandatario se ha vuelto continuo en la estrategia de comunicación gubernamental. El especular sobre del estado físico del presidente, parece tener grandes resultados en su popularidad, especialmente en el ánimo de sus fieles seguidores.

El manejo mediático del hombre que las enfermedades le hace “lo que al viento a Juárez”, lo hacen parecer como un “elegido que es inmune o invulnerable ante cualquier adversidad”.

Simplemente, durante su confinamiento por haber dado positivo al COVID, hace unos cuantos días, López Obrador enviaba su mensaje de no tener miedo a la nueva cepa del coronavirus, “es un simple catarrito que con tés y vick vaporub se puede tratar”.

El mensaje, poco afortunado, por cierto, quedó grabado en las mentes de miles de familias que han perdido a seres queridos por el virus del siglo.

El estar debidamente informados sobre la salud del presidente es un tema obligatorio que todos los mexicanos deben conocer. No es un asunto que debe  privar en un pequeño circulo gubernamental.

Debemos de estar orgullosos que no solo tenemos al Santo, Enmascarado de Plata o a Blue Demon, o al Águila Solitaria, también contamos con un todopoderoso en el Palacio Nacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: