Un informe como cualquier otro

Mauricio Juárez.-

Un Informe como cualquier otro el del presidente Andrés Manuel López Obrador. Privaron el triunfalismo y las cuentas alegres. Nada nuevo que no haya dicho en sus conferencias matutinas.

En Palacio Nacional, presumió récord histórico en remesas, reservas del Banco de México y estabilidad del peso, pero ninguna es inherente al trabajo del gobierno.

Las remesas provienen de las personas que abandonan el país por falta de empleo y oportunidades de desarrollo personal y familiar.

López Obrador pinta un país boyante, pero omitió que en su gobierno aumentó el número de personas en situación de pobreza en más cuatro millones, las más de 400 mil muertes por Covid y la violencia que impera en la mayor parte del país.

Su política de desarrollo económico la basa en recetas del pasado: el petróleo, mientras el mundo apuesta por energías limpias más amigables con el medio ambiente.

Llamó la atención la referencia al término de su mandato. Por un lado, insiste en la revocación de mandato, la cual podría llevarse a cabo el próximo año.

Pero también cuando dijo que “podría dejar ahora mismo la Presidencia sin sentirme mal con mi conciencia”. Considera suficiente lo hecho en dos años y nueve meses.

Apela a la naturaleza, a la ciencia y al “creador” para poder concluir su mandato, el último día de septiembre de 2024. ¿Por qué últimamente insiste en eso el Presidente?

¿El presidente padece alguna enfermedad? ¿Es una frase para generar lástima y, por lo tanto, empatía? López Obrador debe aclararlo.

Tercer Informe.

De acuerdo con la consultoría SPIN, de Luis Estrada, lleva 773 días sin entregar sus estudios de salud, como lo prometió.

La salud de los presidentes de México siempre ha sido una incógnita, pero genera más incertidumbre que sea el propio mandatario quien insista en que su gobierno podría terminar, por cuestiones propias de la naturaleza, antes de septiembre de 2024.

El tabasqueño ya hizo historia con su triunfo de 2018 y por encabezar un gobierno distinto –para bien o para mal—a los demás.

¿Será que eso le es suficiente al presidente? ¿Quiere tirar la toalla “a la mitad del camino”?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: