El rescate del ombudsperson

Julián Andrade.-

Elegir al ombudsperson es una tarea delicada y relevante. En la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México tendrán que hacerlo en agosto.

En un momento de seguridad tan delicado como el que atraviesa el país, se requiere de compromiso con las instituciones y de experiencia. Tenemos el triste ejemplo de la CNDH para aquilatar el costo de una mala decisión.

En  México contamos un robusto sistema no jurisdiccional de protección de los Derechos Humanos que se construyó con muchos esfuerzos desde los años noventa del siglo pasado. En las entidades del país se tuvo que trabajar con ahínco, porque muchos gobernadores veían con recelo la llegada de instituciones que observarían el trabajo de las áreas de seguridad y harían recomendaciones.

Pronto se entendió que estas instituciones servían para el ejercicio adecuado del propio poder y contribuían a la consolidación de políticas públicas que garantizaban y protegían a los ciudadanos.

La crisis por la que atraviesa la CNDH hace más urgente que se refuerce el trabajo desde lo local, para impedir que se restauren rutinas de violación a los derechos que tanto daño le hicieron al país, sobre todo durante los años sesenta y setenta, donde la tortura y los malos tratos, sustituían a las indagatorias.

Por eso ahora, los legisladores mexiquenses puede hacer la deferencia, observando y evaluando las propuestas que desde la sociedad civil se van generando.

Por ejemplo, decenas de colectivos han puesto sobre la mesa el nombre de José Antonio Lara Duque para presidir la nueva administración.

La idea es interesante porque Lara Duque es cofundador del Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero”. Como abogado participó en casos como los de las víctimas de Atenco y contribuyó en la redacción de la Ley de Amnistía del Estado de México.

Lara Duque, quien es egresado de la UNAM, fue reconocido como el Premio Nacional de los Derechos Humanos y por la alta comisionada de las Naciones Unidas en la materia, Michell Bachelet.

En resumen, conoce la materia y no está atado a la lógica de los partidos, sino a las exigencias de la ciudadanía, asunto que puede ser muy saludable para quien ejerza la institución del ombudsperson en una de los estados más complejos del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: