De autocracia y suspensiones

Leonardo Báez Fuente.-

La autocracia por definición es el gobierno que se ejerce a través de la supremacía de un solo individuo frente al grupo que rige; en este sistema el individuo titular del poder tiene la potestad absoluta de generar normas a su conveniencia y sus seguidores atienden a sus órdenes con ciego fanatismo; es decir, lo que actualmente sucede en el desgobierno de López y sus secuaces.

Desde hace días el Congreso, de mayoría morenista, votó a favor de reformar la Ley de la Industria Eléctrica conforme las órdenes expresas de López de no cambiarle ni una coma al contenido de su propuesta, para volver al pasado que tanto ama el autócrata en donde la Comisión Federal de Electricidad volvería a tener la hegemonía monopólica sobre la generación, distribución y control sobre la energía eléctrica en el país, con las infames consecuencias que ello acarrea.

Inconformes con lo anterior, muchos afectados por esta aberración legislativa promovieron lo que la Constitución les permite para para su protección contra normas generales que violen sus derechos humanos reconocidos y las garantías otorgadas por dicha Constitución, así como por los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte: El juicio de Amparo; y solicitaron, como usualmente se hace, la suspensión provisional y definitiva del acto reclamado, mientras se resuelve el fondo del asunto.

Foto de Ekaterina Bolovtsova en Pexels.com

El Poder Judicial Federal, a través de diversos jueces hizo lo que acostumbra en estos casos: Dictar la Suspensión contra la aplicación de las reformas, con base en que consideraron que pueden afectar la competencia económica y la libre concurrencia a los mercados, así como producir daños inminentes e irreparables al medio ambiente; hasta ahí, es un procedimiento rutinario dentro de cualquier juicio de amparo.

Sin embargo, esto desató la furia de López y en pleno berrinche de infante ignorante y soberbio, le exigió y ordenó al Ministro Zaldívar Lelo de Larrea que investigue inmediatamente a los jueces que ordenaron la suspensión, por el simple hecho de que no le gustó que apliquen la Ley de Amparo al pie de la letra en contra de su voluntad.

Es de absoluta pena ajena darse cuenta que en estos momentos México se encuentra gobernada por una cáfila de barones bandoleros burocráticos que se consideran intocables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: