Censura

Jorge Ortega Ferrán.-

La censura es, por definición,  la acción o juicio que emite el censor hacia el contenido o forma de una obra determinada, aludiendo a prejuicios ideológicos, morales o políticos.

La acción que emite un censor, es una definición encontrada en todos los diccionarios cuando se busca la palabra censura y su etimología.

Entonces ¿Qué es un censor? El censor era en la antigua Roma, el encargado oficial del Gobierno de realizar el censo de población, así como mantener y supervisar la moral pública. Esta breve definición nos ayuda a entender grosso modo que la censura es ejecutada y empleada por organismos de una jerarquía mayor a la que tiene el pueblo, en el caso de la antigua Roma el gobierno en sí.

Durante años, la censura, ha sido y será un elemento vital de aquellas personas en una posición de poder para limitar y contener la voz de aquellos que no aceptan o cuestionan la ideología de la autoridad.

Pareciera entonces que hablar de censura implica hablar de gobierno y de su intervención dentro de la libertad de obra y expresión que tiene el pueblo. Quizá, pero en el siglo XXI es un poco más difícil identificar quien está en poder y control y que por ende tiene la capacidad de censurar a otros. ¿Puede una institución gubernamental censurar al gobierno mismo? No ¿Puede un medio de comunicación censurar a un gobierno? No ¿Puede un medio de comunicación censurar a un individuo? Sí.

Aclaro que, el hablar de censura, libertad y poder es entrar

en una discusión filosófica y por ende no es posible llegar a una conclusión absoluta que satisfaga a todos. Dicho esto.

Una institución gubernamental, por autónoma que sea no tiene la capacidad de censurar al gobierno del que esta misma depende, pues en la relación de codependencia que existe, es siempre será inferior y carecerá de una autoridad por si misma. La autoridad que tiene una institución sobre el gobierno no se da por la institución, se da por la constitución y los lineamientos que esta demanda y en una democracia es cuestión del poder judicial hacer cumplir lo que la carta magna dicta. De ser posible que una institución censurará al gobierno, sin tomar en cuenta la constitución, esta institución sería la institución gobernante.

Foto de Markus Winkler en Pexels.com

En el caso de un medio de comunicación masivo censurando a un gobierno pareciera más confuso, pero es igual. Asumir que un medio de comunicación, o una red social, tiene la capacidad de censurar al poder es absurdo. Las instituciones no pueden, en un Estado de derecho, gobernar al gobierno: ergo, no pueden censurar al gobierno. El poder que se requiere para ser efectiva la censura no puede provenir de una institución que, en la pirámide de poder del Estado, se encuentra por debajo de sus gobernantes. Aceptar que esto es posible es suponer que se vive en un Estado fallido. El presidente es una figura, no un individuo. Un medio censura al individuo, aunque este sea un presidente, más esto no implica que se censure al gobierno o a la figura presidencial que representa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: