Fuera los organismos autónomos

Dante Pinal.-

Al margen de que sean entidades creadas durante los gobiernos neoliberales, oficinas que dilapidan el presupuesto, “alcahuetes que no sirven al pueblo”, los organismos autónomos cumplen su función de contrapeso al poder ejecutivo.

Su debilitamiento y/o desaparición, contribuiría a consolidar un poder desmedido del propio titular del ejecutivo.

Desde la década de los 90 se creo el Banco de México, el Instituto Federal Electoral y la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Posteriormente, en le presente siglo, surgieron el INEGI, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, la Comisión Federal de Competencia (COFECE), el CONEVAL, el Instituto Nacional de Transparencia, entre otros.

La reducción de su autonomía o su subordinación al gobierno, como ya sucede con la CNDH y próximamente con el INEGI, es un mensaje nocivo para la democracia.

En los últimos años se ha evidenciado que el autocontrol en el Estado mexicano, no funciona. Simplemente recordemos que en el sexenio de Miguel de la Madrid, se crearon las contralorías para cuidar y revisar que el presupuesto asignado a las dependencias, sea utilizado correctamente.

Sin embargo, los ciudadanos nos veíamos imposibilitados de conocer el curso y destino de ese presupuesto, en respuesta se creo el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, entidad a través del cual podemos conocer el uso de los recursos de manera oficial.

Diversos sectores y agrupaciones han externado su rechazo, a las pretensiones presidenciales de desaparecer los organismos autónomos.

Los organismos aut´óno

Consideran que el eliminar el Instituto Nacional de Transparencia y el Instituto Federal de Telecomunicaciones y delegarlas a secretarias de estado, representa un retroceso para la democracia y conquistas ciudadanas.

Su desaparición se agravaría, pues al intentar depositar las funciones de los organismos autónomos a dependencias que forman parte de la Administración Pública, éstas últimas se convertirían juez y parte y concentrarían y ejercerían de una forma discrecional y arbitraria sus funciones.

La decisión de desaparecer los organismos autónomos, contraviene con los estándares internacionales en materia de derechos humanos y de acceso a la información.

En lugar de exigir su eliminación, debe ser prioridad su fortalecimiento y crecimiento por el bien de todos, por el bien de la democracia mexicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: