Si no estás conmigo, eres mi enemigo

Jorge Ortega Ferrán.-

Desde el inicio del sexenio hemos sido testigos de cómo al gobierno de la cuarta transformación no le sientan nada bien las opiniones de quienes no apoyan al cien por cien su proyecto.

La destitución (“renuncia”) de tres secretarios dentro del gabinete del presidente en lo que va del sexenio, así como linchamiento público a cualquier persona o entidad que se atreva a criticarlo fueron el primer indicio. Y poco a poco los matices dentro del partido del presidente se han dejado ver más obscuros que nunca.

El nuevo presidente nacional de MORENA, Mario Delgado, ha dejado muy clara su molestia en contra de quienes presume ser sus aliados. Con palabras más y palabras menos, se ha decantado las acciones de los diputados del PT e indico que “tienen que ser absolutamente radicales” en sus acciones y convicciones si quieren formar parte de la cuarta transformación.

Tienen que ser absolutamente radicales. Una forma muy sencilla de decir a cualquier persona cercana a la cuarta transformación, que no se tomarán otros puntos de vista en cuenta y que serán tomados como traición los juicios de todo aquel que disienta de lo indicado por el mandatario del ejecutivo.

Era de esperarse. La palabra del presidente no puede ser cuestionada por nadie. Muchos menos por aquellos que dicen ser sus aliados.

Mario Delgado

Es entonces que vale la pena cuestionarnos ¿cuál es el sentido de la existencia de partidos como el PT y el PVEM? Si ya ha quedado claro que cualquier intento de su parte, por incidir en las decisiones del senado, no debe de disentir de lo que el presidente ya ha establecido, o de lo que la bancada de MORENA manda.

La bancada de ambos partidos debe quedar sumisa a la imposición de MORENA y sus allegados. Ocupando así asientos en la cámara, que solo sirven para asentir y aplaudir a las decisiones que manda el partido gobernante. Una democracia simulada.

Eso es lo que se busca. Una simulación de que existen diferentes voces dentro de la cuarta transformación en la que todo el pueblo está representado. Pero esas voces solo serán escuchadas y validadas cuando acepten las imposiciones que se les indica.

Atreverse a juzgar al gobernante supremo será un acto de traidores.

Sin mucho espacio hacia dónde hacerse, la integridad del PT y del restante del PVEM ha quedado en jaque. Pueden aceptar ser el eco de MORENA u optar por ser considerados alevosos de la cuarta transformación. Es así la forma en la que el presidente de la nación merma la democracia y la pluralidad de las voces.

Esperemos por el bien de la democracia que elijan ser la segunda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: